SOCIO MUNDIAL.

AMAN RESORTS.

La palabra “Aman” significa paz, refugio o protección. Unos conceptos que son muy prometedores y apropiados para un grupo hotelero que los adopta como sus valores corporativos. Mientras que ciertos hoteles aspiran a ser los más grandes o los más espectaculares, en las 30 propiedades que el complejo turístico Aman tiene alrededor del mundo, prefieren darle una definición más solidaria a las palabras calidad y lujo. Cada pequeño escondite toma las características de una ubicación específica y luego desarrolla una identidad individual que refleja la idiosincrasia de cada zona. Esta estrategia ejerce una sutil influencia sobre los huéspedes, pues les permite conectarse más a fondo con la cultura y los valores locales. Por supuesto, esto es tan solo una parte del atractivo de la cadena hotelera Aman. El compromiso con el respeto por el medio ambiente y por los materiales autóctonos de cada región, la generosa proporción de empleados con relación a los huéspedes y una convincente filosofía por mantener un estilo casero (por ejemplo, no hay vestíbulo en ninguno de los hoteles) contribuyen al éxito general de este proyecto.

Más detalles