ASIA. PEKÍN, CHINA.

AMAN SUMMER PALACE.

Este es el otro Pekín. El que existía antes de los rascacielos, el Estadio Olímpico, de los metros y la contaminación. Fuera del bullicio del centro de Pekín, el Palacio de Verano cuenta con nueve patios conectados con una serie de pabellones tradicionales, algunos con más de un siglo de antigüedad, que en el pasado alojaron a los invitados de la emperatriz Dowager Cixi. Aquí se unen la modernidad (una sala de cine y un spa bajo tierra) y la historia (muestras del calígrafo residente), pero quizás la mayor ventaja del complejo sea el acceso fuera del horario al público al parque del Palacio de Verano, que puede no parecerle muy impresionante hasta que vea en primera persona los incontables lagos, jardines, palacios y templos de este terreno de 716 acres.

Detalles