SOCIO MUNDIAL.

SIX SENSES.

Desde su fundación en 1995, Six Senses se convirtió en una iniciativa pionera de los viajes sostenibles. Imagine lo que supone viajar de forma responsable y las prioridades quedan claras: respeto por el medio ambiente, sensibilidad por la comunidad local y ofrecer a los huéspedes la oportunidad de reconectarse con la naturaleza y descubrir una renovada sensación de tranquilidad y bienestar. No obstante, para Six Senses estos valores no son meros pretextos: son una declaración de principios. Como indica el propio nombre de la empresa, Six Senses atesora una reputación especialmente elevada en bienestar y servicios para la mente, el cuerpo y el espíritu de sus huéspedes. Todo ello va mucho más allá de los típicos masajes y otras terapias que revitalizan unas agotadas extremidades. En Six Senses, los huéspedes pueden contar con consultas y terapias en profundidad realizadas por conocidos profesionales, así como por los terapeutas profesionales del propio hotel . Dado que la empresa tiene una herencia asiática, es lógico que Six Senses ahora comience y termine cada una de estas terapias de bienestar con su distintivo ritual de cuencos tibetanos (Singing Bowl Ritual), que al parecer crean una “trémula vibración relajante” que promueve el equilibrio y la relajación. Esta es una fase característica y a la vez que tranquilizadora que encaja con la marca y que, literalmente, les sonará nítida y cierta a los huéspedes.

Detalles